Milwaukee Bucks decidió boicotear su juego de playoffs de la NBA por la injusticia racial

Bávaro. La pandemia detuvo la temporada de la NBA en marzo, pero un mes después el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis desató una ola de protestas que sacudió a EEUU y amenazó seriamente la continuidad del torneo.

Ahora, un abominable ataque contra un hombre identificado como Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin, ha puesto en jaque la temporada. Blake, un hombre negro, fue baleado por la policía el domingo. Se está recuperando en el hospital y está consciente, pero sus abogados temen que sea necesario un “milagro” para que vuelva a caminar. El tiroteo ha provocado días de manifestaciones, algunas de las cuales se han vuelto violentas.

A partir de esta situación, los Milwaukee Bucks, que tenían previsto disputar este miércoles su quinto juego ante el Orlando Magic, fueron los primeros en negarse a jugar. Y a la hora que debía comenzar el partido ninguna de las dos franquicias estaba en el tabloncillo.

El entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, explicó que no es lógico exigir un cambio en Kenosha, Milwaukee y Wisconsin, y luego salir a jugar como si nada hubiese ocurrido. Insistió en que su equipo está bastante tocado por lo ocurrido con Blake.

Según los jugadores de los Bucks, no pudieron concentrarse en el baloncesto debido a los incidentes en Kenosha.

“En los últimos días en nuestro estado natal de Wisconsin, hemos visto el horrendo video de Jacob Blake recibiendo siete disparos por la espalda de un oficial de policía en Kenosha y disparos adicionales contra manifestantes”, dijeron en un comunicado.

«A pesar de la abrumadora petición de cambio, no ha habido ninguna acción, por lo que nuestro enfoque hoy no puede estar en el baloncesto».

El vicepresidente senior de los Bucks, Alex Lasry, escribió en Twitter: “Algunas cosas son más importantes que el baloncesto. La posición adoptada hoy por los jugadores y la organización demuestra que estamos hartos.  El cambio debe ocurrir. Estoy increíblemente orgulloso de nuestros muchachos y respaldamos al 100% a nuestros jugadores, listos para ayudar y lograr un cambio real».

CNN informa que los Bucks hablaron con la familia de Jacob Blake antes del boicot. «Le dijeron a los padres de Jacob que estaban totalmente de acuerdo con ellos», dijo Patrick Salvi Jr., un abogado que representa a la familia Blake, a Wolf Blitzer de CNN. “Expresaron sus condolencias y empatías por lo ocurrido”.

Salvi agregó que los padres de Blake, Julia Jackson y Jacob Blake Sr., luego instaron a los Bucks a usar sus plataformas para «lograr la paz» y «alentar a la gente a protestar de manera no violenta».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.