0 5 mins 3 años

El Chavo del 8″ cumple 50 años de vida como el niño más popular de Latinoamérica:  ¡Eso, eso, eso!»

Bávaro, La Altagracia, RD.- Roberto Gómez Bolaños fue el creador de «El Chavo del 8» y según él,  «nació de un aborto de creatividad«. «El Chavo del 8», el niño más popular de Latinoamérica, cumplió este domingo 20 de junio sus primeros 50 años de vida. Su nacimiento se produjo en México producto de «un accidente» creativo de su padre ya fallecido, Roberto Gómez Bolaños (Chespirito).

El personaje emblemático de humor de la televisión, que vive en un gran barril, nació en 1971 «de pura chepa» o casualidad, según contó a los medios el hijo de “Chespirito”, Roberto Gómez Fernández: «En esos años, mi papá hacía Los Chifladitos con Rubén Aguirre y les iba muy bien, pero a Aguirre le ofrecieron conducir un programa de concursos en la competencia con un buen sueldo y mi padre no pudo más que desearle éxito». Ese rompimiento laboral entre Aguirre y Chespirito buscó un proyecto nuevo y entre sus escritos estaba el de un señor globero al que se le acercaba un grupo de niños, pero él les tenía muy poca paciencia.

«Lo metió mientras diseñaba otra cosa, pero vio que a la gente le gustó, fue moviendo los esquemas, hasta que los metió a una vecindad, pero aún si, no había personajes fijos, no se hizo un piloto, sólo se fue transformando hasta que fue un programa”, detalló Fernández.

«El Chavo» es un niño huérfano que vive en un gran barril de madera y no sale de un problema con los habitantes de «La Vecindad», donde viven Don Ramón, Doña Clotilde, Doña Florinda, Quico y La Chilindrina. El Chavo del 8 es uno de los personajes más queridos en México y en varias entidades de América Latina.

En todos lados hay un chavo del ocho”. Roberto Gómez Bolaños supo desde el principio que sus personajes despertarían pasiones en todo un continente. La frase la dijo en 1974, durante una entrevista televisiva momentos antes de embarcarse en la primera gira internacional de su carrera con destino a Nicaragua. Para ese entonces, El Chavo del Ocho, la mítica creación del comediante mexicano conocido como Chespirito (Ciudad de México, 1929 – Cancún, 2014), llevaban cuatro años acaparando el horario estelar de la televisión mexicana y comenzaba a enamorar a las que serían generaciones de latinoamericanos. La producción de El Chavo, ese niño huérfano encarnado por Gómez Bolaños que encendió amores y antipatías por su reprsentación de las clases populares mexicanas, terminó en 1980. Sin embatgo, ha sido doblado a más de 50 idiomas y con una audiencia que creció hasta los 91 millones de hogares latinoamericanos todos los días.

El Chavo sintetizaba los referentes comunes de la pobreza, los vecindarios urbanos, una forma de vivir y padecer el hambre y la precariedad en compañía y solidaridad”, resume David González Hernández, investigador del departamento de Estudios Socioculturales del ITESO-Universidad Jesuita de Guadalajara. “El programa pudo establecer las condiciones de una especie de matriz cultural para la identificación mexicana y latinoamericana. Una vecindad que sirve de crisol para hablar de los arquetipos propios de la condición de pobreza: el desempleado (Don Ramón), el dueño que lo persigue para cobrarle la renta (Señor Barriga), el niño de la calle que es adoptado por un colectivo (El Chavo). No es sorpresa que algunos digan que el programa se ubica en una narrativa de ‘hermandad’ latinoamericana de los años setenta”.

Para estar informado acerca del mundo del arte y del entretenimiento, visita nuestra página: www.rumbapuntacana.com, síguenos en Instagram y en Facebook como @rumbapuntacana, suscríbete a nuestro canal de YouTube: Rumba Punta Cana y disfruta de nuestra FM online Rumba Punta Cana.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *